¿Cuáles son las diferencias entre un queso curado y uno semicurado?

diferencia-entre-queso-curado-y-semicurado

En ocasiones escuchamos (e incluso utilizamos) términos que no entendemos del todo. Un buen ejemplo radica en la diferencia entre queso curado y semicurado. Porque, aunque en realidad hayas usado esos términos muchas veces, ¿realmente sabes lo que significan? Si no es así, sigue leyendo y te la explicamos. 

Diferencia en tiempo de curación

Mientras que la curación de los semicurados es de dos a tres meses, la de los curados llega incluso a los seis meses. El proceso de curación reduce en gran medida los niveles de agua y suero que posea el queso. 

La diferencia fundamental entre un queso semicurado y uno curado es que este último, al haber tenido más tiempo de curación, posee menos agua y suero. 

Por tanto, a más tiempo de curación, más seco y de sabor más concentrado será el queso.

Además, al tener menos cantidad de agua, tiene una textura muy diferente en la boca.

De hecho, es probable que se deshaga mucho más al cortarlo (intenta que sea con el cuchillo adecuado). 

Diferencias en sus propiedades

Otra de las diferencias entre queso curado y semicurado es que este último tiene una menor cantidad de grasas y proteínas que el primero. El curado cuenta, además, con mayor número de calorías y vitamina D. 

Por otro lado, la proporción de minerales como el potasio, el sodio o el calcio que posee uno y otro también los diferencia. Al poseer menos cantidad de agua y suero, el curado cuenta con más proporción de estas sustancias. 

Y ahora que ya sabes la diferencia entre queso curado y semicurado, ¿a qué esperas para catarlos y sentir las estos matices de primera mano? Comparte este artículo en redes, haz que tus amigos se acerquen a casa y degusta nuestros quesos manchegos junto a ellos para ver si todos son tan duchos como tú para detectar lo que cambia entre un queso y otro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *