¿Cómo se come el queso manchego? 6 ideas apetitosas

¿Cómo se come el queso manchego? 6 ideas apetitosas

cómo se come el queso manchego

Intenso y exquisito. Esa es la primera impresión que se genera en el paladar al probar un queso manchego de calidad, ¿no es así? Pero si a esa agradable sensación en la boca le unes algunos extras, ¡la experiencia es aún mejor! Descubre cómo se come el queso manchego para aprovechar al máximo su sabor.

A la temperatura adecuada

¿Comes el queso acabado de salir de la nevera? Error. Para paladear bien todos sus matices lo mejor es sacarlo del frigo una hora antes de servirlo. De esta manera, se atempera y su sabor se acentúa. De hecho, lo mejor es servirlo entre 22ºC y 24ºC, pues es la temperatura en la que mejor se aprecia su sabor. 

Saber cómo se come el queso manchego es descubrir las diversas posibilidades que te brinda su sabor. 

Acompañado de un buen pan

Con pan es un clásico que nunca pasa de moda. Pero… ¿con qué tipo de pan? Si quieres demostrar a tus amigos que sabes cómo se come el queso manchego, escoge uno que tenga nueces (u otros frutos secos) o cereales. Y si sirves el pan crujiente después de un toque de calor en el horno… ¡ya es para matrícula!

Generando contrastes

¿Quién no disfruta de un contraste dulce-salado en el paladar? Pues con el queso manchego tienes muchísimas posibilidades de conseguirlo. Utiliza las mermeladas (de membrillo, tomate o frutos del bosque) o las frutas (manzana, uva, pera…) para darle ese toque ácido o dulce que combina tan bien con el queso manchego curado o semicurado.

Con aceite de oliva virgen extra

El conocido como AOVE y el queso manchego casan muy bien sobre la misma mesa. De hecho, si los combinas manteniéndolos dentro de un mismo envase durante algún tiempo, mejor. Nuestro queso manchego Mingolucas en aceite de oliva virgen es el mejor ejemplo. Dos sabores muy mediterráneos perfectamente unidos en cada bocado. 

Con una copa de vino tinto

A nadie se le escapa que la experiencia de combinar una copa de buen vino tinto con pedacitos de queso manchego es una auténtica delicia.

Si quieres demostrar que sabes cómo se come el queso manchego curado frente a tus amigos, diles que con un queso curado mejor optar por el vino tinto gran reserva o crianza. Pero si es semicurado, un vino más suave, como el tempranillo, irá mejor.

Sobre los platos de pasta

¿Has rallado alguna vez un poco de queso manchego sobre unos espaguetis a la boloñesa? Pruébalo, porque te va a encantar. Este queso también aporta un toque intenso a las pizzas y lasañas, que quedarán mucho más sabrosas que con otros tipos.

Ahora que ya sabes cómo se come el queso manchego de 6 deliciosas maneras diferentes, ¿te vas a quedar esta información solo para ti? Compártela en tus redes sociales para que tus amigos también apliquen estos trucos cuando te inviten a cenar a su casa. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *