¿Se puede congelar el queso? Razones para no hacerlo (nunca jamás)

se-puede-congelar-el-queso

Echar a perder la comida es un sacrilegio. Pero hacerlo con un producto que encima te apasione, es, además, una auténtica pena. Esa es la razón fundamental por la que no se puede congelar el queso. Te explicamos de forma más pormenorizada qué ocurre en estos casos y… ¡por qué deberías evitarlo!

Qué ocurre al congelar el queso

Al congelar un queso se pierde buena parte del sabor y aroma originales. Además, su textura también se ve muy afectada, pues se rompe y desmenuza mucho más. Esto se debe a que, cuando el agua del producto se congela, el efecto físico de la formación de los cristales distorsiona la estructura interna del queso. En consecuencia, puede volverse más granuloso o pastoso cuando se descongela. 

Por otra parte, hay que destacar que al congelar el queso se detiene la maduración del producto. Es decir, los procesos fisicoquímicos que garantizan el buen desarrollo de los aromas y sabores se paralizan. 

Al congelar el queso su textura y aroma se distorsionan, por lo que te aconsejamos que te decantes por otras formas de conservación. 

Teniendo en cuenta estas consecuencias y que, además, existen otras formas de conservación de los quesos (como meterlos en aceite de oliva virgen extra), no hay ninguna necesidad de guardarlos en el congelador.

No obstante, hay que aclarar que lo que se produce no es tanto una cuestión de peligro para la consumición de los quesos como una degradación de sus propiedades. Y, teniendo en cuenta que (con toda probabilidad) tú has comprado nuestros quesos por su sabor, textura y aroma, ¿por qué ibas a desperdiciarlos así? 

Por tanto, lo que realmente ocurre al congelar los quesos Mingolucas o Chisquero es que se pierden esas cualidades que los hacen únicos, esas propiedades que los convierten en una auténtica delicia. 

La recomendación de Finca La Granja

Congelar un queso no es la opción menos mala de conservación; directamente, no debe ser una opción. Lo importante de estos productos es degustarlos, poder descubrir todos sus matices y disfrutarlos. 

Así que ya sabes: no se puede congelar el queso bajo ningún concepto. Disfruta de él, paladéalo y déjate sorprender por la cantidad de matices que puedes descubrir en cada bocado. En breve lanzaremos algunas recomendaciones sobre cómo conservar los quesos correctamente, así que… ¡sigue con atención nuestro blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *